Mediante este vídeo de Sir Ken Robinson es posible observar como termina estructurándose la educación dentro del molde monetario, formando trabajadores obedientes en lugar de seres humanos reflexivos y autocríticos.